Por fin me decidí a probar. Las fotos de Dita me cautivaron y quede con ella. Iba como un flan, y cuando la vi detras de la puerta, los ojos se me salian de las órbitas. Que guapa y que cuerpo. Y que atenta. Puso todo de su parte para quitarme los nervios, y de seguida nuestras lenguas se juntaron. Que bueno. Nos fuimos al sofá y me pregunto cual era mi fantasia. (eso me lo guardo). Perdí la noción del tiempo. Aquello parecía una peli porno, y de las buenas. Que gozada. Estoy deseando volverla ver. Buf, de pensarlo me pongo malo. Dita, gracias por tu naturalidad. Un beso.

About the author