Fui a visitar a Dita después de mucho tiempo, estaba ansioso, cuando llegue me temblaba el cuerpo y  ella estaba detras de esa puerta con su traje de látex negro, pasamos al sofá, estuvimos hablando y  luego nos besamos, fuimos a la habitación y nos desnudamos, me dijo que me pusiera su vestido con los tacones, me sente en la cama y mientras le chupaba el miembro me iba poniendo muy cachondo con ganas de ser su sumisa, me puse el traje con los tacones y el corpiño me quedaba estupendo, ella cogió y me puso a cuatro patas, me beso el ano y empezó a penetrar, no podía parar de gemir, ella me embestía y yo me miraba en el espejo estaba muy cachondo, me dio la vuelta y me la volvió a clavar, para terminar me pidió que me sentase encima suyo y lo hice, estuve cabalgando, me escupió un par de veces, termine y estuvimos hablando. Dita eres genial no cambies nunca.

About the author