Despues de mucho tiempo leyendo relatos y experiencias con Dita, me decidi a visitarla. No soy asiduo a esta tipo de experiencias pero de vez en cuando me aventuro en estas lides. No tengo palabras para expresar la entrega, amabilidad, cortesia y profesionalidad de esta senora con todas las letras. Me recibio en su piso, vestida para la ocasion y no me dio respiro. Es encantadora, amable, dulce y un portento sexual. Me fue dominando poco a poco (no me gusta que me dominen) pero lo hizo tan bien y delicadamente que termine sucumbiendo a sus encantos y deseos. Me sabe mal porque creo que estas aventuras que las solia hacer de vez en cuando, las tendre que hacer mas seguido y sin ninguna duda seran con Dita. Me he hecho adicto a ella.

About the author