Vamos a continuar con mis experiencias en el fisting con Dita. Diríamos que este es el segundo capítulo. Voy a hacer hincapié que lo más importante son marcar los limites, la paciencia en esto del fisting no todo es tan rápido como en las películas y no siempre todo el mundo lo consigue y menos a la primera, ah! y sobre todo hacer la limpieza, a nadie le gusta encontrarse con “ tropezones”. Así que después de una buena lavativa para dejar todo limpio por dentro y por fuera ya nos ponemos en materia.

Después de un rato de juegos con Dita y del ritual de preparar todo el material, en si esto para mí ya me es excitante. Me pongo a cuatro patas y me empieza a trabajar mi ano, para mí las sensaciones siempre son como la primera vez, una excitación tremenda de solo pensar lo que me va a hacer, primero lubrica bien las manos con Crisco que es mano de santo, nunca mejor dicho, y empieza a untarme el ano con el introduciendo los dedos poco a poco, primero uno, dos, tres y finalmente los cuatro, empezando a rotar los dedos en mi ano, mis gemidos en ese momento son de placer intenso, para un momento los saca y se pone más Crisco en la mano y me lo introduce para lubricarme bien el ano por dentro en ese momento yo ya estoy preparado y con una “ayudita” y un pequeño empujón por parte de Dita entra la mano entera, en ese momento el placer es inmenso, por mucho que te hayan follado con una polla nunca voy a sentir lo mismo, es como una plenitud inmensa creo que no se puede describir si no lo has probado, es como una posesión de Dita sobre mí en ese momento yo pertenezco a ella por completo en cuerpo y alma.

Ella vuelva a sacar la mano y a lubricar más y más mi ano abierto y mi recto bombeando como si me estuviese follando pero sin prisas cada vez más más profundo y alternando una mano y otra, en ese momento os puedo asegurar que yo empiezo a tener orgasmos y sin tener una erección me corro un poco y me orino también. Entonces le pido que pare un rato para poder descansar.

Al cabo de un rato, continuamos así varias veces hasta que en una de ellas ya me la mete casi hasta el codo, a mí me gusta así de profundo, cuando llevo un rato así ya no puedo más y cierro las piernas y ella sin sacar la mano me bombea sin parar pero poco a poco yo me empiezo a correr sin que me la toque y os puedo asegurar que estuve más o menos dos minutos de un orgasmo eyaculando primero y teniendo más orgasmos anales que me provocaban unas meadas que las sentía como orgasmos, nunca nadie había conseguido darme tanto placer. Entonces le dije que parara que ya no podía más, me quede exhausto tendido en la cama durante 5 minuto.

Esto solo es un poco de mis sesiones con Dita, en otra ocasión os explicare más experiencias con ella.

Gracias Dita por todo el placer que me das.

About the author