Que voy a decir de Dita que no se halla escrito ya. Todo es tal como lo explicáis, pero yo os voy a explicar mis experiencias con ella pero desde mi pasión que es el fisting. Deciros que ella es la que me despertó el gusanillo de esta práctica ahora hace ya dos años. Pero hasta hace poco más de cuatro meses había perdido el contacto con ella por varios motivos, pero entre de nuevo en su web y para mi sorpresa Dita hace esta práctica. Así que me pongo en contacto con ella y concertamos una cita, que fue un reencuentro magnifico. Desde entonces nos hemos visto más veces y cada una de ellas a sido mejor que la anterior, cada vez conoce mi cuerpo mejor y sabe cómo hacerme gozar hasta extremos inimaginables sintiéndome poseído y dominado por Dita y dejando todo mi cuerpo y mi ser a su merced. Nuestras sesiones son largas ya que el fisting requiere tiempo y calma. Esta ultima vez después de recibirme con un beso me dijo que estaba ansiosa por poseerme y que yo la poseyera también, después de un rato acariciándonos empiezo a chuparle el pene y cuando ya lo tiene duro paso a comerme su ano, ese ano redondito y cerrado, que poco a poco con mi lengua voy dilatando para comérmelo bien abierto, ella empieza a gemir y me dice que no pare que empiece ya a darle fisting. Ya tenemos todo el material preparado así que me pongo los guantes y una cantidad de lubricante y empiezo a meterle un dedo, después un segundo dedo rotando los dos dentro de su ano que ahora ya se dilata cada vez más y más, cuando meto el tercero y roto de derecha a izquierda empieza a gemir diciéndome que quiere más así que le meto un cuarto dedo y casi seguido pero con más lubricante ya me entra toda la mano hasta los nudillos y con una ayudita extra me entra toda la mano entera acompañada de unos gemidos que me ponen a cien viendo cómo se retuerce de placer, entonces poco a poco le saco la mano y me la lubrico de nuevo para poder penetrarla de nuevo sintiendo como su ano y recto se dilatan y así estamos un buen rato hasta que ella tiene varios orgasmo anales que aprovecho para lamerle el ano bien abierto lo que produce un placer brutal. Después de este primer asalto, paramos para tomar fuerzas y empezamos un nuevo asalto. Ahora me dice que me toca a mí, así que como soy muy obediente me pongo a cuatro patas y empieza a comerme el ano, nada más empezar ya empiezo a sentir placer un placer que me hace dejarme a su voluntad, entonces con los guantes puestos me empieza a trabajar el ano que en mi caso aunque yo tenga mucha experiencia en el fisting me cuesta dilatar pero ella siempre lo consigue, una vez tengo todo la mano dentro es como sentir una posesión tanto física como mental de la persona que hace el fisting como al que están fisteando. Ella empieza a trabajarme cada vez más el ano y recto poniendo más y más lubricante y penetrando con mucha paciencia cada vez más profundo, en mi caso es como siento más placer, es un placer que no se puede describir un placer que me hace sentir la sensación de estar en otro nivel del placer y ella lo consigue ya que conoce mis entrañas, nunca mejor dicho. Paramos un rato para poder descansar y volverá empezar. Así que volvemos a empezar todo el ritual de nuevo tanto fiesteando a Dita como fisteandome ella a mí, deciros que cada vez me lo hace más profundo y casi puedo decir que estamos a punto de llegar a mi reto, que es que me meta el brazo hasta el codo. Este es mi historia con Dita, ya sé que es muy especial y no apta para todo el mundo. Pero ya sea en el tema del fisting o en un contacto estándar Dita es la mejor, se entrega de una manera que no había visto en otra persona y realmente disfruta del sexo. Gracias Dita por los ratos que hemos pasado y que seguiremos pasando, no me cabe duda.

 

About the author