Me encantaría llenar la página de elogios, de lo que ha sido mi segunda cita contigo. Pero la verdad es que a duras penas puedo mover los brazos.No encontré sábana a la que agarrarme. Entregada desde el primer momento y delicada hasta el último. Feroz sobre mí y delicada en mis brazos. Dulce y ácida. Volveré a verte pronto. Un Beso

About the author